Bieito Rubido, director de ABC, nos abre las puertas de su casa

Bieito Rubido, director del ABC
  • Bieito Rubido (Cedeira, La Coruña, 1957) es director de ABC desde 2010. Sustituyó en el cargo a Ángel Expósito. Antes, dirigió La Voz de Galicia entre 2000 y 2006.

El pasado jueves 12 de enero, estudiantes del Máster COPE y del Máster de ABC tuvimos la oportunidad de charlar una hora con él. Rubido nos abrió las puertas de su casa, la sede Vocento, donde pasa la mayor parte del día. ABC es su hogar. En la sala contigua a la hemeroteca se encuentran numerosos cuadros que retratan los columnistas ilustres de la historia del periódico, desde Emilia Pardo Bazán a Azorín. Y desde allí nos da su visión sobre el periodismo actual y algunas claves para los futuros periodistas allí presentes.

Llegó algo tarde, por una sobremesa que se alargó, y fue directo al grano. No quiso charla. Quería preguntas, interacción. Comenzó haciendo balance de la salud de la prensa escrita: “en 1950 se dijo: ‘viva la televisión, la radio ha muerto’. Y mira. El periódico va a seguir existiendo, pero va a evolucionar al análisis. Nadie se informa ya por los periódicos, se busca la explicación de los hechos. Creo que le quedan bastantes años, pero en un tiempo tampoco existirán la radio ni la televisión. Los mercados se fusionarán”.

¿Y el futuro? ¿Seguirá existiendo la información en papel? “Estamos en la prehistoria de la comunicación e n Internet. Está todo por hacer”. Si bien nos invita a ser positivos con el devenir de la prensa escrita, nos alerta de los males de la profesión: “el periodismo es una profesión con un altísimo nivel de frustración. Aspiramos a ser grandes columnistas, presentadores de TV, corresponsales en el extranjero. Y la verdad es muy diferente”.

Aspiraciones por un camino y realidad por otro. ¿Y los políticos? ¿Se inmiscuyen en el camino de los periodistas? “Fui director de La Voz de Galicia y me echó el dueño. La empresa era suya y tomaba decisiones que lo corroborasen. No hubo presiones políticas. Los políticos mandan en las televisiones públicas, ahí sí. En esta empresa no hemos tomado ni una sola decisión dictada por un político. Es más una leyenda”.

Van surgiendo temas de conversación y el señor Rubido no elude ninguno. A propósito de Vocento, defiende la integridad de la empresa frente a otras de la competencia: “Cuando quieres defender todos los valores no defiendes ninguno, no se pueden apoyar extremos tan antagónicos en la misma empresa. Es la peor expresión del capitalismo”.

A medida que transcurren los minutos, el coloquio va de lo general a lo particular, del periodismo a ‘su’ periodismo. Rubido  nos cuenta su modus operandi como director: “yo no soy producto típico ABC. Vengo de la prensa regional. Como director tienes muchas limitaciones. Limitaciones de papel, de contratación y de despliegues. Mandas pero tienes límites. Lo más duro de mi trabajo es echar a la gente. Sentarse frente a alguien y decirle que se tiene que ir”. “Una redacción es debate”, prosigue. “Hoy no tiene sentido quedarse en el despacho, pero tampoco hablo con todos los redactores todos los días. Trabajamos en base a un principio de confianza”.

Los alumnos del Máster COPE de Radio en la sede del diario ABC

En lugar de la primera página, defiende el modelo de portada, una de las señas de identidad de ABC: “es una tradición. Es mucho más sencillo hacer una primera página, pero el periodismo es apostar. Es difícil acertar, pero tiramos un sólo dardo”.

Rubido colabora en COPE, pero ¿por qué no se deja ver con asiduidad en otros medios? “La razón que me mueve ir a las tertulias (COPE, 13TV) es vender periódicos, porque son nichos de lectores de ABC. Pero no se puede ser director de un periódico sin estar en la redacción”.

Si el periodismo no es una profesión estable hoy en día, quizá sea porque sus pilares tambalean. Para el director de ABC, el periodismo debe asentarse sobre cuatro columnas: que lo que cuentes sea “verdad, con conocimiento, ameno y claro. En este país ser honrado, hacer periodismo de calidad, no tiene premio. Y mentir haciendo periodismo no tiene castigo”. Pone en duda la veracidad de encuestas, sondeos y sistemas de medición. Como también pone en duda la independencia de Cataluña.

“Una empresa ha de ser rentable. La rentabilidad te da la independencia. Y la independencia te hace libre. ABC defiende la libertad: la libertad de pensamiento, la libertad de movimientos, la lengua española, el medio ambiente, la propiedad, el consenso democrático. Son valores progresistas, modernos. La libertad del ser humano, la vida”. Periodismo en estado puro. Rubido en estado puro. ABC desde 1903.